BIOMAGNETISMO TERAPÉUTICO

El Biomagnetismo Terapéutico se basa en la técnica llamada Par Biomagnético, descubierta por el médico mexicano Dr. Isaac Goiz, en la cual se utilizan pares de imanes colocados en puntos anatómicos específicos para reequilibrar el pH y eliminar o regular virus, bacterias, hongos y parásitos, ayudando de este modo al organismo a recuperar la salud de un modo natural, limpio y rápido. La salud de nuestro organismo va unida a un pH 0, o nivel de acidez cercano al punto de neutralidad (pH= 7). Cuando ocurre una infección o una disfunción orgánica, el pH de la zona afectada se altera, volviéndose ácido (exceso de iones H+), o alcalino (exceso de iones OH-). Paralelamente, el pH de otra zona del cuerpo se polariza en la dirección contraria, ya que el número total de iones H+ y OH- en el cuerpo debe ser idéntico. De este moda se forma en el cuerpo un Par Biomagnético compuesto por dos polos de signo contrario que entran vibracionalmente en resonancia magnética. El foco ácido o positivo es favorable para el desarrollo de virus y hongos, mientras que en el foco alcalino se desarrollan bacterias y parásitos. Del mismo modo que no puedeAcrearse un foco ácido sin que se cree al mismo tiempo otro foco alcalino, también los microorganismos se asocian en simbiosis para crear su patogenicidad. Estos desequilibrios del pH provocan o están asociados a una gran mayoría de enfermedades que sufren los seres vivos, desde disfunciones orgánicas y enfermedades simples hasta procesos degenerativos, tumorales y enfermedades complejas o crónicas.

image

El terapeuta puede identificar, siguiendo sus protocolos, los pares biomagnéticos alterados, los cuales están asociados a microorganismos concretos. Luego, al colocar la polaridad positiva o negativa de los imanes en los focos ácidos o alcalinos de los pares biomagnéticos desequilibrados, puede también reequilibrar el pH del organismo hasta llevarlo a la neutralidad. Y en estas condiciones de neutralidad, los microorganismos patógenos no pueden vivir o reducen su presencia, y el paciente mejorará en la mayoría de los casos, de una manera natural, limpia y rápida. A fecha de hoy, hay identficados más de 300 pares biomagnéticos, cada uno asociado a un microorganismo o a una patología. Estos pares pueden, además, combinarse entre sí, aumentando enormemente las posibilidades de combinación.

Es por ello que no existen dos enfermos iguales. Mientras que la medicina alopática suele catalogar las enfermedades de acuerdo a una sintomatología común (faringitis, laringitis, bronquitis, gastritis, síndrome tal o cual…), el Par Biomagnético no se centra en la sintomatología, sino en la causa que la está produciendo. Y cuando se reequilibra dicha causa, la sintomatología tenderá a mejorar, incluso a desparecer, según el caso. A diferencia de la Magnetoterapia, cuyo fin es solamente paliativo, el Par Biomagnético puede abordar con éxito parcial o total, según confirma su descubridor, el Dr. Goiz, una gran mayoría de enfermedades osteoarticulares, nerviosas, disfuncionales, autoinmunes, respiratorias, dermatológicas, hematológicas, cardiovasculares, gastrointestinales, hepáticas, renales, ginecológicas, genitourinarias y venéreas, oculares, bucales, tumorales… Pero lo más importante del par biomagnético es su valor preventivo. Si se realizan chequeos biomagnéticos periódicos, se reducirán las posibilidades de enfermar por aumento de microorganismos patógenos, ya que éstos no tendrán opción de asociarse entre sí dentro del organismo.

 

José María Guillén

También te pueden interesar los siguientes artículos sobre biomagnetismo:

El efecto magnético de la Tierra sobre los seres humanos
MASAJE CIRCULATORIO Y BIOMAGNETISMO
BIOMAGNETISMO EMOCIONAL
Par Biomagnético, integración terapéutica y candidiasis.