Test de Intolerancia Alimentaria

Con esta prueba no invasiva e indolora testearemos mediante bioelectro-resonancia los alimentos frente a los que podemos desarrollar intolerancia o principio de intolerancia.

Se evalúan 193 alimentos (más 60 relacionados), los más comunes de la dieta mediterránea, además de pólenes, aditivos alimentarios (aprobados por la U.E.) y colorantes.

Gracias a esta técnica no invasiva e indolora, podrás conocer de entre 20 familias de alimentos cuáles son perjudiciales para tu salud.

Esta técnica bioelectrónica transcutánea que utiliza la electropuntura y la biorresonancia, totalmente indolora y no invasiva, evalúa las siguientes familias de alimentos:

1ª PROTEINA ANIMAL
1ª PESCADOS
3ª FRUTAS
4ª PÓLENES
5ª HONGOS
6ª LEVADURAS (Químicas e industriales)
7ª AZÚCARES
8ª ESPECIAS
9ª MINERALES I (dificultades de absorción)
10ª MINERALES II (dificultades de absorción)
11ª SAL
12ª ADITIVOS y CONSERVANTES
13ª CONDIMENTOS
14º ESTIMULANTES
15º FIBRAS y TEJIDOS
16ª FRUTOS SECOS
17º CEREALES
18º LEGUMBRES
19ª LÁCTEOS y DERIVADOS
20ª VERDURAS

¿Qué es una intolerancia alimentaria?

Es una reacción adversa de nuestro organismo hacia algunos alimentos que pueden provocar alteraciones en el equilibrio del organismo. Pueden pasar desapercibidos durante años o manifestarse desde una temprana edad, como es el caso de los bebes intolerantes a la lactosa.

¿A qué personas es recomendable realizar un test de intolerancia alimentaria?

Es recomendable a todas aquellas personas que padezcan algunos de los siguientes trastornos, para valorar la posibilidad de que su alimentación tenga relación con ellos:

Sobrepeso y Retención de Líquidos

Personas con sobrepeso que no responden a los tratamientos habituales de adelgazamiento, que han experimentado pérdidas de peso al eliminar de la dieta los alimentos frente a los que se presenta intolerancia o dificultades metabólicas.

Transtornos Gastrointestinales

Dolores abdominales, diarrea, hinchazón, síndrome de colon irritable, estreñimiento crónico.

Procesos Dermatológicos

Acné, eczema, psoriasis, urticaria.

Trastornos Psicológicos

Ansiedad, depresión, fatiga, náuseas, hiperactividad (principalmente en niños).

Molestias Neurológicas

Dolor de cabeza, migraña, mareo, vértigo.

Molestias Respiratorias

Asma, rinitis, dificultad.

Recomendaciones:

La toma de algunos medicamentos, complementos alimenticios, etc., pueden influir en los resultados.

Los elementos metálicos pueden provocar alteración o interferencias con el equipo, por lo que se aconseja no llevar PULSERAS, RELOJ, ANILLOS O PIERCING durante su realización.

Para una correcta lectura el paciente debe estar bien hidratado, para ello se recomienda beber entre 250 y 500 ml de agua durante la hora anterior a la realización del test.

Es conveniente no realizar la prueba inmediatamente después de comer, es necesario al menos esperar unas 2 horas.

En caso de estar tomando protectores estomacales, dejar de tomarlos si es posible, 48 horas antes de la prueba.

Precauciones

No es conveniente realizar el test en persona con tratamientos de quimioterapia o que lleven marcapasos.

Preguntas más habituales

¿Cómo se hace la prueba?

Mediante unos electrodos que se toman uno en una mano, y el otro se coloca sobre un punto de acupuntura del dedo índice de la otra mano. Se hacen pasar unos impulsos eléctricos totalmente imperceptibles para la persona a través del meridiano de acupuntura de Intestino Grueso, y se va recogiendo la respuesta obtenida que se vuelca en el ordenador. Al finalizar la prueba se lista el resultado de todos los alimentos y se explican e interpretan los resultados. No hay molestia alguna para la persona. Es un sistema no invasivo.

¿A partir de qué edad se puede hacer el test?

A partir de los 3 años. La dificultad estriba solamente en que el niño debe mantener la mano inmóvil durante cuatro minutos.

¿Hace daño?

No. No se pincha ni hace daño. Es un sistema totalmente indoloro.

¿Qué diferencia hay con el análisis de sangre?

En el análisis de sangre se buscan anticuerpos mediados por la inmunoglobulina G (IgG), como reacción ante un alimento ingerido. En el test de bioelectro-resonancia, sin embargo, no se buscan estos anticuerpos, sino la resonancia del sistema digestivo e intestinal ante el estímulo energético de cada alimento testado, háyase ingerido o no, y haya provocado o no una reacción de tipo inmunológico.

¿Todas las intolerancias tiene un origen inmunológico?

No. Puede haber intolerancias que tengan su origen en el estrés, en la ansiedad de la persona, en comer deprisa, en carencias de enzimas digestivos, en problemas fisiológicos o patológicos del sistema digestivo, en alteraciones de la acidez estomacal o intestinal, en la toma de fármacos, en insuficiencias digestivas, en alteraciones de la flora intestinal y la permeabilidad de los intestinos… Además, pueden solaparse varias de estas causas al mismo tiempo.

¿Es lo mismo las intolerancias que las alergias?

No. Las alergias tienen una acción rápida que se produce cuando un alérgeno (generalmente una proteína específica de un alimento) es capaz de desencadenar una reacción alérgica importante y grave al provocar la intervención inmediata del sistema inmunológico, generando anticuerpos del tipo inmunoglobulinas E (IgE) que lo identifican como sustancia extraña y perjudicial. Sin embargo, en las intolerancias alimentarias en la que interviene el sistema inmunológico, llamadas también hipersensibilidad alimentaria, lo hace mediante las inmunoglobulinas G (IgG), que tiene una acción retardada y no tan evidente como en las alergias, pudiendo pasar incluso desapercibida durante mucho tiempo.

¿Las intolerancias son para siempre?

No necesariamente. Si se modifica la alimentación mediante la restricción de aquellos alimentos que provocan problemas, disminuirán éstos. Pero si además se modifican las causas que promueven la intolerancia, es probable que con el tiempo se mejore la capacidad metabólica de la persona y su grado de bienestar. Es importante adecuar y armonizar la alimentación de la persona con su estado individual y capacidad digestiva. Cuanto antes hagamos la corrección, más problemas nos evitaremos.

¿Se pueden tener muchas intolerancias al mismo tiempo?

Cuando se tiene problemas con muchos alimentos, más que intolerancias en el sentido de que los alimentos “provocan” los problemas, sería más apropiado decir que es el sistema digestivo y metabólico de la persona los que, debido a una incapacidad metabólica temporal, favorecen que muchos alimentos no sean correctamente digeridos o metabolizados. Por eso es fundamental saber qué está causando esos problemas, e intentar corregirlo.

¿Perdemos capacidad digestiva con los años?

Efectivamente. Nuestro cuerpo envejece y pierde facultades. También nuestro sistema digestivo. Además, nuestras necesidades nutritivas cambian con los años, por eso es necesario adecuar la alimentación a nuestra edad y nuestras condiciones actuales.

¿A cuántas personas afectan las intolerancias alimentarias?

No existen estudios determinantes, pero se estima que alrededor de un 30% de la población padece algún tipo de intolerancia alimentaria.

¿Se pueden prevenir las intolerancias alimentarias?

Efectivamente. En el test por bioelectro-resonancia, además de aquellos alimentos que conllevan problemas para la persona, se señalan aquellos alimentos con pre-intolerancia. Moderando su consumo se puede prevenir problemas posteriores que se manifestarían si se comiera mucho de esos alimentos.

¿Entonces, es importante hacerse el test?

Muy importante, porque se sabe que una alimentación inadecuada puede ser la base de la mayoría de enfermedades y trastornos metabólicos, autoinmunes y degenerativos. La detección de los alimentos que por una razón u otra, no son bien tolerados o metabolizados, y una consiguiente restricción de los mismos, puede ser de gran utilidad para prevenir muchos problemas y para mejorar algunos de los trastornos que no responden a tratamientos habituales.

¿Esta prueba sirve de diagnóstico médico?

En absoluto. Es una prueba alternativa de carácter orientativo, que proporciona valiosa información tanto para la persona afectada como para el profesional de la nutrición, pudiendo usarse como pre-diagnóstico para proporcionar una sospecha de intolerancia alimentaria, y su posterior valoración por el médico o sanitario especialista. Este método no puede sustituir las pruebas diagnósticas y clínicas específicas que sean necesarias, pero sí puede ayudar a tener una idea aproximada de sus problemas, facilitando y ayudando a una posible solución o mejora.

¿Aparte del listado de alimentos, me dan más información?

Efectivamente. Se le proporciona la información suficiente para una correcta interpretación, así como consejos alimentarios adaptados para modificar y mejorar su alimentación. Se le aconsejará también sobre aquellos suplementos dietéticos que puedan ayudarle a optimizar los cambios, e incluso se tendrán en cuenta aquellos aspectos relacionados con la esfera emocional, capaces de afectar psicosomáticamente a procesos digestivos y metabólicos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies