El Manganeso (Mn) es un Oligoelemento imprescindible para la vida pues interviene en múltiples procesos orgánicos. Su presencia es esencial para el mantenimiento de la salud humana.

Se ingiere de manera habitual con la alimentación, ya que está presente en muchos productos de uso común como el arroz, la soja, los huevos, los frutos secos, el aceite de oliva, los cereales integrales, las legumbres, las hortalizas o las verduras. A pesar de ello, se calcula que un gran porcentaje de la población consume cantidades demasiado bajas de Manganeso, y además, se estima que apenas el 6% del Manganeso que se absorbe es retenido.

Las carencias de este Oligoelemento en la dieta pueden, en ocasiones, derivar en afecciones diversas, siendo las más comunes:

    • Pérdida de peso

    • Alteración en la pigmentación del pelo

    • Malformaciones óseas y cartilaginosas

    • Debilidad muscular y física

    • Disminución de la actividad inmunológica

    • Pérdida de audición

    • Vértigos, ataxia

    • Retrasos en el crecimiento

    • Alteraciones en el recién nacido

    • Disminución del colesterol bueno (HDL)

    • Alteración en la regulación de la glucemia 

La carencia de Manganeso puede mejorarse con el aporte externo de dicho mineral, evitando de este modo posibles afecciones adversas para la salud de la población.

PAPEL BIOLÓGICO DEL MANGANESO

El Manganeso presenta destacadas funciones biológicas de vital importancia:

  • Activa diferentes enzimas como hidroxilasas, kinasas, superóxidodismutasa mitocondrial, galactosil transferasa, etc.

  • Actúa como cofactor de la piruvato carboxilasa.

  • Participa en la gluconeogénesis.

  • Interviene en la síntesis de colesterol, ácidos grasos, mucopolisacáridos y condroitín sulfato.

  • Es esencial en la formación del sistema nervioso y parece estar relacionado con la síntesis de dopamina.

  • Interviene en el proceso de coagulación, en el metabolismo tiroideo y en el sistema inmunitario.

  • Es cofactor de la arginasa, que está implicada en la formación de urea.

  • Interviene en la formación de los huesos.

  • Interviene en la síntesis de hormonas sexuales.

  • Es básico para poder asimilar la vitamina E.

USOS Y BENEFICIOS DEL MANGANESO

El Manganeso es un Oligoelemento imprescindible a lo largo de todo el año, pero durante los meses de otoño aporta una serie de beneficios concretos que deben considerarse a fin de evitar o paliar determinadas afecciones propias de esta estación.

La llegada del frío y la humedad, conllevan el desarrollo de diversas situaciones que afectan a nuestro estado de salud, agravadas estas, en muchos casos, por variables generadas a causa de los malos hábitos practicados en los meses de verano.

En las siguientes situaciones el Manganeso es, sin duda, un Oligoelemento de vital importancia:

  • REFUERZO DEL SISTEMA INMUNE Y PREVENCIÓN ANTE EL DESARROLLO DE PATOLOGÍAS QUE CURSAN EN EXCESO: El Manganeso es necesario para la producción y activación de la enzima manganeso superóxido dismutasa, enzima que tiene un papel muy importante en la neutralización de radicales libres y en la protección del daño oxidativo. Por ello, este Oligoelemento contribuye a frenar la oxidación celular y el ataque de los radicales libres.

Durante el verano son varios los factores que pueden incrementar el ataque de estos radicales: exposición excesiva a los rayos solares, incremento de práctica deportiva, mayor consumo de tabaco, de alcohol, de alimentos ricos en grasa, etc. Por esta razón, la ingesta externa de Manganeso tras los meses estivales es muy recomendable.

Pero además, el Manganeso contribuye a mejorar la capacidad de respuesta orgánica y a regular el “terreno” de cada paciente.

El terreno es la forma de respuesta de cada organismo ante las agresiones de estímulos externos (frío, humedad, polvo, polución…). Cuando esta respuesta cursa en exceso, el Manganeso modula la reacción exagerada del organismo y contribuye a evitar o paliar afecciones de diversa índole.

En otoño son varias las patologías que pueden mejorarse gracias a la contribución del Manganeso.

* Aparato respiratorio: alergias, sinusitis, faringitis, bronquitis, asma…

* Aparato digestivo: gastritis, diarreas, gastroenteritis…

* Piel: urticarias, ronchas por frío, eccemas…

* Sistema Nervioso: jaquecas, insomnio, irritabilidad…

Y en general, ayudará a mejorar cualquier otra patología que curse con una respuesta excesiva en un plazo moderado de tiempo.

  • PREVENCIÓN DE AFECCIONES ÓSEAS Y DEL TEJIDO CONECTIVO: El Manganeso ayuda a mantener los huesos en condiciones óptimas, además de mejorar la formación del tejido conectivo.

En España, más de 10 millones de personas (22,6%) sufren afecciones relacionadas con trastornos óseos o del tejido conectivo (osteoporosis, artrosis, artritis…).

Con el frío y la humedad, estas situaciones empeoran notablemente, principalmente la sensación de dolor con la que cursan la mayoría de estas patologías. Durante los meses de otoño, en los que el frío todavía no es intenso, realizar un tratamiento preventivo con Manganeso puede ayudar a paliar estas afecciones o, cuando menos, la intensidad de sus síntomas.

Recordemos que estas patologías cursan con una respuesta en exceso, sus síntomas son claramente intensos, y por ello el Manganeso no solo ayudará a mejorar estos cuadros por su contribución a la optimización del rendimiento óseo y del tejido conectivo, sino que también ayudará a modular la respuesta excesiva a nivel orgánico.

En la actualidad son varios los estudios que apoyan la aplicación del Manganeso en afecciones óseas y del tejido conectivo.

Uno de los más destacados es el realizado en el año 2012 por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) a partir de observaciones de cuernas de ciervos. Esta investigación ha generado una nueva hipótesis sobre la osteoporosis, editada en enero de 2012 por la revista Frontiers of Biosciencie.

En este estudio, varios científicos del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC, centro mixto UCLM-CSIC-JCCM) plantean que el origen de la osteoporosis podría no estar relacionado directamente con la carencia de calcio, sino con la de algún mineral esencial para que éste se fije. En concreto piensan que podría ser el Manganeso.

La idea para la nueva propuesta partió del aumento espectacular de rupturas de cuernas que se produjo en España en 2005. Cuando los científicos las analizaron en detalle, comprobaron que la causa de su debilitamiento era una reducción del Manganeso debido a la alimentación.

En concreto afirmaron: “Estudios previos sobre cuernas demostraron que el Manganeso sirve para fijar el calcio, y nuestra hipótesis es que cuando el cuerpo humano absorbe menos Manganeso o se envía desde el esqueleto hacia otros órganos que lo necesiten más, como el cerebro, ocurre que el calcio que se extrae al mismo tiempo ya no se vuelve a fijar bien y se elimina por la orina. De esta forma puede sobrevenir lentamente la osteoporosis”. Tomás Landete, Vicedirector del IREC y uno de los investigadores del equipo.

El equipo también apunta que cuando se agota este mineral esencial después de iniciarse la osteoporosis, podrían sobrevenir enfermedades relacionadas con la degeneración cerebral como el alzheimer, el parkinson o la demencia senil.

Además de este destacado estudio, son varias las vías de investigación en las que se ha visto que los pacientes con enfermedades inflamatorias crónicas, como la artritis reumatoide, presentan disminuidos sus niveles de Manganeso y los síntomas pueden ser reducidos con la suplementación de Manganeso.

Aunque estas teorías deben demostrarse en gran parte, muestran sin duda la gran importancia del Manganeso en la prevención y mejora de afecciones relacionadas con la estructura ósea y del tejido conectivo, tanto a nivel preventivo como curativo.

  • CONTRIBUYE A ALCANZAR UN METABOLISMO ENERGÉTICO ADECUADO: El Manganeso es un mineral implicado en el metabolismo de aminoácidos, lípidos y carbohidratos y, por lo tanto, también en la producción de energía.

Tras el verano es muy frecuente que el metabolismo energético se vea alterado por la práctica de malos hábitos alimenticios, de vida o por el inicio de dietas de control de peso que reducen la ingesta de Manganeso.

Es por ello aconsejado, durante los meses de otoño, realizar una pauta con Manganeso que nos ayude a restablecer el equilibrio energético.

Varios estudios han demostrado que la falta de micronutrientes como el Manganeso, puede afectar la producción celular de energía, con la consiguiente aparición de fatiga y otras patologías de mayor gravedad. En caso de déficit de Manganeso, el metabolismo energético se ve comprometido.

Según explican los investigadores E. Huskisson, S. Maggini y M. Ruf, en el artículo titulado “Relación entre Micronutrientes, Metabolismo Energético y Bienestar” (Journal of International Medical Research 35(3):277-289, May 2007), en forma ideal, una dieta suficiente y equilibrada debería cubrir los requerimientos totales de Manganeso, sin embargo es frecuente que esta ingesta no sea adecuada, más durante los meses de verano y comienzos del otoño.

Dietas para disminuir de peso tras los excesos estivales, una nutrición desequilibrada por comidas rápidas o no reposadas, incremento de ejercicio físico intenso para ayudar a la pérdida de peso o a la recuperación física, estrés por el retorno al trabajo o a la rutina diaria y el aumento de consumo de tabaco o alcohol, son sin duda la causa de una ingesta o absorción insuficiente de Manganeso.

El déficit de Manganeso, aun en niveles bajos, puede asociarse con malestar general y fatiga, menor resistencia a las infecciones o afectar a los procesos mentales como la memoria, la concentración, la atención y el estado de ánimo.

El aporte externo de Manganeso puede prevenir afecciones relacionadas con la carencia de energía que en muchos casos, pueden derivar en patologías más graves. Un elevado número de pruebas confirman el papel fundamental de este mineral en la producción de energía.

A modo de resumen, podemos concluir que el Manganeso es un Oligoelemento esencial en todas aquellas situaciones relacionadas con problemas óseos o de tejido conjuntivo, aumento exagerado de la respuesta orgánica o la falta de energía.

Pero el consumo o la ingesta inadecuada de Manganeso afecta además a ancianos, embarazadas, lactantes, diabéticos (el aporte de Manganeso ha mostrado la capacidad de mejorar la tolerancia a la glucosa en caso de Diabetes tipo I), alcohólicos, deportistas de élite, niños en edad de crecimiento, etc. Por lo tanto, es muy conveniente recomendar el aporte externo de Manganeso biodisponible, durante no menos de 2 meses al año, no solo en las situaciones descritas con detalle, sino en el grueso de la población para ayudar a restablecer la salud y el bienestar físico.  

Si quieres saber como frenar la caída del cabello con ayuda de los oligoelementos, haz click AQUÍ

BIBLIOGRAFÍA BÁSICA

  • Tomás Landete-Castillejos, Inmaculada Molina-Quílez, José Antonio Estévez, Francisco Ceacero, Andrés José García y Laureano Gallego. “Alternative hypothesis for the origin of osteoporosis. The role of Mn” Frontiers in Biosciencie (Elite Edition) 4 1385-1390, enero 2012 Doi: 10.2741/468.

  • Dra. Magdalena Mejías Moreno. “Oligoterapia: bases y aplicaciones prácticas” 2007.

  • E. Huskisson, S. Maggini y M. Ruf, “Relación entre Micronutrientes, Metabolismo Energético y Bienestar” (Journal of International Medical Research) 35(3):277-289, mayo 2007.