Basándose en la técnica de la auriculoterapia, se ponen unas semillas con forma redondeada y debidamente esterilizadas, que no causan dolor ni conllevan pinchazo, en determinados puntos de la oreja (pabellón auricular), que son centros energéticos que se corresponden con puntos de acupuntura o reflejos, y que al ser estimulados generan unas reacciones que pueden ayudar en tratamientos de control del peso.

Anulll ser estimulados algunos puntos concretos se ayuda a restablecer el equilibrio energético alterado relacionado con algún trastorno. Se pueden tratar diversas disfunciones al mismo tiempo y también puede servir de refuerzo para conseguir mejores resultados de otras técnicas, ya que puede potenciar su acción terapéutica. Y eso es importante en casos de control de peso porque, en general y muy a menudo, el sobrepeso no implica solamente “comer demasiado”, sino que lleva aparejados otros problemas que interaccionan entre ellos, como pueden ser la ansiedad, el impulsivismo, la alta sensibilidad, la baja autoestima, estrés, depresión, insomnio, cansancio, dolores, malas digestiones, estreñimiento, intolerancias alimentarias, retención de líquidos, alteraciones hormonales, y un etcétera tan largo como diferentes personas hay. Por eso es muy importante personalizar el tratamiento mediante aquellos puntos específicos para cada caso, para cada situación y para cada momento.

Es fundamental tener en cuenta la corrección y armonización de aquellos hábitos alimenticios y de comportamiento de la persona, incluyendo los emocionales, que estén contribuyendo al problema. La auriculoterapia por sí sola no resolvería el problema, pero puede ser una gran ayuda para facilitar unos resultados que utilizando una sola técnica o acción, ya sea alimenticia o de otro tipo, resultarían insuficientes, como suele suceder en una gran parte de casos de sobrepeso que son resistentes a la acción de las dietas. Es por esa razón que la auriculoterapia la solemos utilizar como una de las técnicas de ayuda en la Armonización Natural del Peso, en la que se facilita que la persona pueda mejorar sus hábitos alimenticios y su gestión emocional, sin que ello le suponga tanto esfuerzo o sacrificio como hacer una dieta, ya que no hay tanta sensación de privación o castigo, sino una alta motivación para vivir de forma más saludable.

La auriculoterapia puede ayudar a disminuir la ansiedad y el apetito, a reducir la retención de líquidos, y eliminar toxinas, así como a favorecer un estado emocional más equilibrado, con una sensación de mayor bienestar gracias a la liberación de endorfinas, lo que puede contribuir a aumentar la fuerza de voluntad. Se trata, por consiguiente, de una técnica muy interesante y beneficiosa y, aunque en muchas ocasiones los resultados pueden notarse rápidamente, en otros casos más complejos se suele requerir varias sesiones para que los efectos se hagan evidentes y se consoliden.

No obstante es una técnica con muy pocos efectos secundarios suele tener poca eficacia en aquellos casos en que se toman altas dosis de psicofármacos, estando contraindicada en caso de que la oreja esté afectada por quemaduras, cortes o eczema, si está roja o irritada. También está desaconsejado en caso