El biomagnetismo terapéutico es una técnica muy potente, porque está basado en el magnetismo de la corteza terrestre y el cuerpo humano. Es algo que se conoce desde hace siglos. Uno de los más importantes especialistas en esa especialidad, el médico de origen hindú H.L.Bansai, nos habla de ello:

«La Tierra transmite energía magnética a todos los organismos vivientes: humanos, animales y vegetales.

El cuerpo humano es en sí mismo un imán. Hablando en términos de magnetismo, se considera que nuestros cuerpos poseen ciertas facetas magnéticas. Considerando a una persona erguida, en posición vertical, la cabeza y el torso simulan el polo norte, mientras que la mitad inferior -los pies, piernas y caderas- representan el polo sur. En un cuerpo humano en posición horizontal, la mano, el brazo y el lado derecho se asimilan al norte, y sus opuestos al sur. De la misma forma, la parte frontal de una persona -frente, rostro, pecho y vientre- representan el norte, y la dorsal -occipucio, nuca, columna vertebral y glúteos- son consideradas el sur.

Ahora bien: guiándonos por las leyes y fuerzas naturales, toda acción realizada en la dirección natural aporta paz y serenidad, y provoca la menor incomodidad posible, dadas las circunstancias, que si se efectuara en otro sentido. De acuerdo con esto, cuando nos acostamos para dormir, por ejemplo, si lo hacemos en la misma orientación que adoptaría una varilla imantada suspendida, logramos evitar las tensiones y el insomnio, y descansar más profundamente. Cuando yacemos extendidos, con nuestro norte hacia el norte de a Tierra, y nuestro sur hacia el sur de la Tierra, obtenemos un equilibrio ideal; por tanto, la mejor posición para descansar es con la cabeza hacia el norte y los pies hacia el sur, especialmente si dormimos directamente sobre el suelo. Esta posición proporciona un sueño más profundo e incluso mejora la salud, ya que el cuerpo se orienta en concordancia con la dirección de las corrientes magnéticas terrestres, que de ese modo afectan favorablemente al sistema.»

(Texto extraído del libro Magnetoterapia, cura por los campos energéticos, del Dr. H.L.Bansal (Ediciones Continente, Buenos Aires, página 24).

También te pueden interesar los siguientes artículos sobre biomagnetismo:

MASAJE CIRCULATORIO Y BIOMAGNETISMO
BIOMAGNETISMO EMOCIONAL
Par Biomagnético, integración terapéutica y candidiasis
Biomagnetismo terapéutico

Carmen Gómez Vázquez  617892583 «Terapeuta Integración Psico-Corporal»