Cada año por estas fechas se celebran actos alrededor del Día Mundial del Alzheimer. Y cada año renovamos nuestras esperanzas de que se descubra el remedio o remedios para tan terrible enfermedad. Sin embargo, se puede hacer algo más al respecto: intentar prevenirla de forma natural.

Alguien argumentará que no se puede prevenir, pero eso no es cierto más que en parte, de la misma manera que también se puede prevenir el cáncer u otras enfermedades autoinmunes o degenerativas. No en todos los casos, por supuesto. Aunque solamente se pudiera prevenir o mejorar una pequeña parte de ese inmenso sufrimiento, ya valdría la pena intentarlo. Para ello, debemos informarnos bien y conocer esa enfermedad. Mirarle a la cara y decirle: -voy a luchar por mi vida. Y voy a empezar ahora.

Por eso es tan importante adoptar esa actitud decidida y activa, de colaboración y de solidaridad, que se transmite por estas fechas a través de los innumerables actos colectivos que se celebran. Porque no hacer nada es dejar que venza la enfermedad. No hacer nada es no amar, y amar requiere voluntad y sacrificio.

Os dejo el enlace a un artículo mío que publicó la revista Vida Natural el pasado año, sobre la PREVENCIÓN NATURAL DEL AZLHEIMER, para aquellos que os pueda interesar este tema. Espero que os resulte interesante y útil.