Es habitual considerar que durante los meses de frío y lluvia, los procesos infecciosos son causa de enfermedad habitual. Aunque durante las estaciones de invierno y otoño estas situaciones son frecuentes, hay que destacar que durante los meses de calor se producen más procesos infecciosos de lo que cabe considerar. Además, al contrario que en invierno, disminuyen las prácticas de prevención ante tales situaciones, lo que incrementa tanto los casos como la gravedad de los mismos. Por ello, en los meses de calor, también debe considerarse prioritaria la prevención de infecciones. Los Oligoelementos, una vez más, contribuyen de manera destacada a prevenir y combatir infecciones diversas.

INFECCIONES COMUNES EN PRIMAVERA Y VERANO

* INFECCIONES DE VÍAS RESPIRATORIAS: Es común relacionar las infecciones de vías altas respiratorias con el invierno. Efectivamente, el frío produce una menor vascularización en las mucosas respiratorias que ven disminuir su capacidad de defensa, produciéndose de manera más fácil la colonización de la mucosa por parte de virus y bacterias.

Con la llegada del calor, se supone que estas situaciones no se producen o que cuando menos, mejoran de forma significativa, pero esto no es cierto. Las infecciones respiratorias durante las estaciones de primavera y verano son comunes, y se presentan como un problema de salud muy frecuente.

Por una parte existen situaciones de “frío artificial” por el uso de los aparatos de aire acondicionado. La climatización, además de bajar la temperatura, produce una disminución de la humedad ambiental, siendo la sequedad una agresión muy importante para las mucosas. Por otro lado, existen situaciones de “frío local”, es decir, ingesta de bebidas frías y helados, que afectan sobre todo a la faringe.

Es muy importante por ello, reforzar el Sistema Inmune con la toma de Oligoelementos, a fin de que pueda responder de manera adecuada ante las agresiones externas propias de los meses de calor. De este modo, faringitis, amigdalitis, sinusitis y catarros, frecuentes en primavera y verano, decaerán o su sintomatología será menos intensa.

* INFECCIONES EN OIDOS: La entrada de agua en los oídos es común en verano por los baños en los ríos, las piscinas y en el mar. De hecho, entre el 80 y el 85%, de las otitis externas se producen durante el verano. La otitis externa consiste en la inflamación del conducto auditivo externo debido a un exceso de humedad en el oído. Provoca dolor intenso, pérdida de audición, inflamación, picor y secreción.

La prevención, a fin de evitar una situación tan molesta, es vital. Se aconsejan medidas de cuidado, principalmente sacudir la cabeza al salir del agua para eliminar el líquido del conducto auditivo y secarlo posteriormente. Pero además, la toma de Oligoelementos es sin duda una pauta preventiva muy aconsejada, pues ayudaremos a reforzar el Sistema Inmune, encargado de combatir los agentes externos causantes de tal patología.

* INFECCIONES EN LOS PIES: Estas infecciones se producen por la presencia de hongos de diversos tipos. Se trata de una infección habitual en verano, ya que se reúnen las condiciones ambientales apropiadas, es decir, aumento de temperatura y humedad, que facilitan la proliferación de estos microorganismos.

Además en verano el uso de espacios públicos como piscinas es más frecuente, por lo que aumenta el contacto con estos hongos. Estas infecciones se transmiten de forma sencilla, por lo que resulta imprescindible el desarrollo de pautas preventivas para ayudar a nuestro organismo a defenderse de manera más fuerte ante tales agresiones. Los Oligoelementos ayudarán de manera clara en este sentido.

* INFECCIONES URINARIAS: El uso de piscinas colectivas y los bañadores mojados, originan en muchos casos, infecciones urinarias de diversa intensidad y sintomatología.

Además, en los meses de calor, es frecuente mantener las prendas mojadas al entrar en espacios cerrados donde los cambios de temperatura por el uso de los aires acondicionados es muy importante, incrementándose así la posibilidad de padecer tales infecciones. Cursan con dolor, picor, ardor y necesidad constante de ir al baño. Estas molestas infecciones pueden prevenirse teniendo en cuenta la toma de Oligoelementos.

* INFECCIONES EN LOS OJOS: Esta situación es frecuente en verano, ya que el uso de espacios colectivos como las piscinas provoca un contacto directo con las bacterias o virus que pueda haber en el agua y facilitar el contagio.

Se recomiendan pautas sencillas para evitar esta situación, principalmente una buena higiene, secarse bien tras el baño y utilizar gafas de buceo, pero de nuevo, la toma de Oligoelementos reforzará nuestras defensas para ayudar a evitar estas infecciones.

* INFECCIONES GASTROINTESTINALES: Sin duda, uno de los trastornos más frecuentes del verano. Los casos de infecciones gástricas aumentan en los meses de calor en más de un 80%. Bacterias, virus o parásitos como la salmonella, E-Coli (Escherichia coli) y amibas, proliferan rápidamente gracias a las altas temperaturas y a la humedad. Estos microorganismos acceden al interior del cuerpo a través de la ingesta de alimentos en mal estado, mal cocinados, agua contaminada o una higiene deficiente (tanto en el mantenimiento de los alimentos como en la manipulación de los mismos).

Las infecciones intestinales provocan cuadros de diarrea, gastroenteritis o colitis que cursan con diversa gravedad. Refrigerar los alimentos, lavarlos con agua embotellada y manipularlos con las manos limpias, son medidas higiénicas básicas para limitar la contaminación de los alimentos, pero además, pautar Oligoelementos que refuercen nuestras defensas para combatir los microorganismos en caso de ingesta es, sin duda, la mejor medida de prevención.

* INFECCIONES DE PIEL: Los cambios de temperatura propios de la estación primaveral y estival, favorecen los procesos víricos y, entre ellos, las patologías infecciosas que se manifiestan con erupciones cutáneas o exantemas, como la varicela o la escarlatina.

Además, la piel, “órgano-barrera” que interviene de forma activa en los procesos defensivos frente a la agresión de agentes externos, sufre de manera destacada durante los meses de calor, pues el sol produce daños en la calidad de dicho tejido.

Ambas situaciones incrementan las posibilidades de padecer infecciones de piel en primavera y verano, por lo que debe considerarse de manera clara la necesidad de realizar pautas preventivas que evitan tales patologías.

MOTIVOS DE LA PAUTA PREVENTIVA

* La acción conjunta del Manganeso y el Cobre ayudan al funcionamiento adecuado del Sistema Inmunitario y al mantenimiento de un metabolismo energético normal.

* El Zinc es un Oligoelemento con funciones importantes:

  • Imprescindible en el mantenimiento de la PIEL, pues ayuda a proteger las células frente al daño oxidativo, retrasar el envejecimiento tisular y mejorar la calidad de la piel.

Además, gracias a este papel como antioxidante y protector de los tejidos en crecimiento, mantiene en buenas condiciones la salud de pelo, uñas y ojos, que igualmente en los meses de calor sufren un daño mayor por la exposición al sol y al agua.

  • Contribuye a mantener el SISTEMA INMUNITARIO en condiciones óptimas, por lo que actuando en sinergia con el Manganeso-Cobre se logra una acción de refuerzo y funcionamiento óptimo.

VENTAJAS DE UTILIZAR OLIGOELEMENTOS

  • Pueden pautarse en todos los grupos de población: niños, lactantes, embarazadas, polimedicados, deportistas…
  • Son naturales, sencillos de utilizar y efectivos.

  • Ayudan a regular las funciones orgánicas.

  • Son compatibles con cualquier tratamiento.

  • No necesitan receta, pues son complementos de alimentación.

  • Se conservan a temperatura ambiente.

Carmen Gomez, especialista en oligoterapia te aconsejará sobre el uso de los oligoelementos teniendo en cuenta tus necesidades.

Descubre más sobre el oligoelemento Manganeso haciendo click AQUÍ

BIBLIOGRAFÍA

  • We and zinc. Florea DI Molina López J Millan E. Nutr Hosp. Vol 27. N 3 may-june 2012

  • Cousins RJ. Cinc. En: Ziegler EE, Filer LJ. Conocimientos actuales sobre nutrición. Séptima Edición. Washington: International Life Sviences Institute, 1999:312-27.

  • Freijoso E, Cires M. Revisión sobre el Zinc. Consulta terapéutica- CDF. Ministerio de Salud Pública, Cuba. 2000.

  • Gruenwald J. PDR for Herbal Medicines. 3rd ed. Montvale, NJ: Thomson PDR; 2004.

  • Prasad AS. Zinc: an overview. Nutrition 1995 Jan-Feb;11(1 Suppl):93-9.

  • Lee DY, Prasad AS, Hydrick-Adair C, Brewer G, Johnson PE. Homeostasis of zinc in marginal human zinc deficiency: role of absorption and endogenous excretion of zinc. J Lab Clin Med 1993 Nov;122(5):549-56.

  • Pierard GE and Pierard FC Effect of a topical erythromycin-zinc formulation on sebum delivery. Evaluation by combined photometric-multi-step samplings with Sebutape., Clinical and Experimental Dermatology, 18 (5): 410-13. 1993