El envejecimiento es un proceso químico que comienza a producirse desde el mismo día del nacimiento de un individuo. Se puede entender como una serie de cambios a nivel morfológico y fisiológico que aparecen a lo largo de la vida. La clave para entender estos cambios a nivel macroscópico, está en los cambios que se producen a nivel celular. A diferencia de las células cancerosas, que se multiplican indefinidamente, las células normales tienen una capacidad proliferativa limitada: por ejemplo los fibroblastos humanos fetales pueden dividirse unas 60 veces. El mismo tipo celular en un individuo de 40 años, se dividirá unas 40 veces, mientras que si se trata de un individuo de 80 años, sólo se dividirán unas 30 veces. Existe por tanto una relación entre la edad de un individuo y la capacidad de división de sus células.

Y es que cada célula está programada para un número determinado de divisiones. Cada cromosoma posee en sus extremos una serie de secuencias de ADN repetitivas y no codificantes denominadas telómeros. Los telómeros se van acortando progresivamente con las sucesivas divisiones. Cuando el tamaño de los telómeros llega a un cierto nivel mínimo, se desencadenan mecanismos que conducen a la muerte celular o apoptosis. De esta forma, se
puede decir que la longitud de los telómeros representa una especie de reloj genético que determina el tiempo de vida de las células y como consecuencia de los tejidos y los órganos a los que pertenecen.

Existen varias teorías que intentan explicar cuál es la causa del proceso de envejecimiento y como consecuencia de éste, de los cambios macro y microscópicos que se producen en los seres vivos:
1. Teoría del desgaste de órganos y tejidos. También se llama la teoría del ritmo de vida, que dice que las células del cuerpo se van “estropeando” según pasa el tiempo debido a su uso, como ocurre con los componentes de una máquina. Se entiende que las personas que han vivido forzando “la máquina” o que han tenido un estilo de vida poco saludable, viven menos. Los radicales libres serían las sustancias responsables del desgaste de las células relacionadas con los estilos de vida nocivos.
2. Teoría de la intoxicación por sustancias intrínsecas. También se llama teoría de la autointoxicación. Durante la vida se acumulan sustancias de desecho que son productos del metabolismo celular y que son responsables del deterioro.

3. Teoría de los genes: el envejecimiento podría deberse a la existencia de uno o más genes que se inactivan. Este gen denominado WRN, al sufrir alteraciones, provoca el proceso degenerativo general.
Probablemente el envejecimiento no se debe a una sola de estas causas, sino que se trata de una combinación de todas ellas, en cualquier caso el envejecimiento puede entenderse como la ruptura de un equilibrio: cuando la acumulación de daños sobrepasa la capacidad de reparación, se producen los fenómenos típicos del proceso. En la ruptura del equilibrio dinámico, intervienen factores muy variados: influencias genéticas, comportamentales y ambientales pueden afectar de manera positiva o negativa en cada lado de la balanza.
Algunos de los factores que inclinan la balanza en sentido negativo son los radicales libres y la glicosilación de las proteínas.
Radicales libres: Un radical libre se crea a partir de un enlace débil donde un electrón queda sin pareja. Estos radicales libres son muy inestables, por lo que reaccionan con facilidad para encontrar el electrón necesario para lograr su estabilidad. Una vez que roban un electrón a otra molécula ésta se convertirá en un radical libre y así se forma una cadena que acaba por dañar irreversiblemente a las células afectadas.
Se calcula que cada molécula de ADN es objeto de 10.000 ataques por día por parte de los radicales libres. Para protegerse de los radicales libres de oxígeno (ion superóxido, peróxido de hidrógeno e ión hidroxilo entre otros) las células tienen múltiples mecanismos antioxidantes. Algunos Oligoelementos intervienen en los procesos antioxidativos, como en el caso del Zinc por ser cofactor de la SOD.
El Zinc (Zn) biológicamente es un elemento químico esencial, pues es cofactor de unas 300 enzimas. Interviene en el metabolismo de proteínas y ácidos nucleicos. Colabora con el buen funcionamiento del sistema inmunológico, es necesario para la cicatrización, interviene en las funciones del gusto y el olfato e interviene en la síntesis del ADN. Es además, un constituyente de la insulina.

Glicosilación: Algunos azúcares esenciales para el metabolismo, como la glucosa, se consideraban biológicamente inofensivos hasta los años 70. Sin embargo, estos azúcares pueden reaccionar con las proteínas, los ácidos nucleicos y los lípidos en una reacción química denominada glicosilación. Este proceso conduce a la acumulación de determinados productos que alteran la estructura y perturban la función de las moléculas afectadas.
Por tanto, a medida que aumenta la edad de una persona, los procesos fisiológicos normales del organismo van a provocar una acumulación de las lesiones debidas a la oxidación producida por los radicales libres por un lado y a la glicosilación por otro, este fenómeno sinérgico se conoce con el nombre de glicoxidación y se sabe que está implicado en numerosas patologías como la diabetes, las cataratas, la enfermedad de alzheimer, la aterosclerosis, etc.
En resumen, el envejecimiento está asociado con dos procesos que se superponen y que finalmente llevan a la muerte del organismo: la degeneración progresiva de las células y la pérdida de la capacidad regenerativa de éstas.

Por otro lado, es evidente que existen también factores ambientales y comportamentales que pueden colaborar en el proceso de degradación o al contrario reforzar los mecanismos de defensa: por ejemplo, el tabaco o la exposición a las radiaciones ultravioleta aumentan la producción de radicales libres y se acompañan por tanto de ciertas manifestaciones de envejecimiento prematuro; sin embargo, una reducción calórica (no extrema), una dieta mediterránea, el ejercicio habitual, el buen manejo del estrés y la actitud optimista ante la vida, favorecen de forma indiscutible los mecanismos de regeneración celular y retrasan el envejecimiento.
Aunque las manifestaciones externas del envejecimiento varían dependiendo de los genes, y de una persona a otra, se pueden citar algunas características generales del envejecimiento humano que afectan a diferentes órganos o tejidos:

• APARATO LOCOMOTOR: se produce una pérdida de masa y de fuerza muscular así como fenómenos degenerativos en huesos, articulaciones y cartílagos, con la aparición de diversas situaciones que conducen a una peor calidad de vida. Para ayudar a prevenir y mejorar estos procesos los Oligoelementos son una opción importante.

• PIEL, PELO Y UÑAS: se enlentece el crecimiento del pelo y las uñas y se produciendose una pérdida importante en su vascularización y vitalidad, traduciéndose en pérdida anormal de cabello, fragilidad de uñas y alteraciones inespecíficas en la piel como sequedad, prurito, dificultad en la cicatrización,…El Zinc es el Oligoelemento propuesto para la mejora de las situaciones descritas.

• ALTERACIONES EN LA MEMORIA: Casi todos los procesos cognitivos e intelectuales quedan ralentizados, ya que se produce una disminución en la velocidad y la eficacia de procesamiento de la información. Las causas del déficit de memoria pueden ser diversas: Comienzo de una enfermedad neurodegenerativa, trastornos depresivos o de ansiedad, consumo de ciertos medicamentos… En todos los casos, los Oligoelementos son una interesante opción que ayudará a mejorar dichas alteraciones.
ya que protege a las células frente al daño oxidativo.

Attractive young woman trying to remember what the piece of string round her finger was meant to remind her of, isolated on white background.

• DISMINUCIÓN DE ACTIVIDAD DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO: La frecuencia de infecciones, así como la tendencia a la cronicidad y resistencia a los tratamientos, aumenta de forma considerable. Esto es debido a que, a medida que se envejece, el Sistema Inmunológico responde de manera incorrecta o más lenta. Este proceso, conocido como Inmunosenescencia, implica una disminución de la inmunidad celular que provoca un severo incremento de todas aquellas afecciones relacionadas con el Sistema Inmune. Sin duda, los Oligoelementos juegan un papel preventivo y de refuerzo muy destacado.
A diario:
– En ayunas: 1 ampolla de Zinc.

• ALTERACIONES CIRCULATORIAS POR DISMINUCIÓN EN LA ELASTICIDAD DE LOS VASOS; Con la edad, se producen una serie de cambios en la estructura de arterias y corazón. Las arterias se engruesan, la elasticidad de los vasos disminuye y el ritmo cardiaco se incrementa notablemente. Todo ello implicará la aparición de cuadros diversos: Insuficiencia cardiaca, hipertensión arterial… En ancianos estas patologías son la principal causa de enfermedad y muerte, siendo por ello de principal atención su tratamiento. De forma coadyuvante, los Oligoementos contribuirán en la mejora de diversas situaciones relacionadas con la alteración circulatoria.

• ALTERACIONES DIGESTIVAS; Son producidas principalmente por cambios fisiológicos en el tracto digestivo, aunque las alteraciones debidas al paso del tiempo, se presentan en todos los tejidos y órganos del Aparato Digestivo, desde la boca al intestino grueso, lo que implica cambios importantes en la funcionalidad y la salud del anciano. La movilidad estomacal disminuye severamente, así como la motilidad esofágica. Las digestiones son más lentas y el vaciado gástrico retardado. A fin de mejorar la calidad de vida de estos pacientes, los Oligoementos deben tenerse en cuenta por acción coadyuvante.

• PÉRDIDA DE LA CAPACIDAD VISUAL, HIPOACUSIA, ALTERACIONES DEL SUEÑO Y EN GENERAL, PÉRDIDA DE VITALIDAD Y CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN AL MEDIO: Evidentemente, el paso del tiempo ralentiza todas las funciones orgánicas, motivo por el cual, en mayor o menor medida, las alteraciones visuales, acústicas, del sueño, de vitalidad… son frecuentes. Los Oligoelementos, contribuirán de manera positiva a mejorar dichas alteraciones.
NOTA: En todas las situaciones, la posología se mantendrá entre 3 y 6 meses al año según la evolución.

Ventajas de utilizar Oligoelementos:
 Son naturales, sencillos de utilizar y efectivos.
 Ayudan a regular las funciones orgánicas.
 Son compatibles con cualquier tratamiento.
 No necesitan receta, pues son complementos de alimentación.

Carmen Gómez Vázquez  617892583 «Terapeuta Integración Psico-Corporal»

Descubre más sobre el oligoelemento Manganeso haciendo click AQUÍ

BIBLIOGRAFÍA
• Godfrey JC, Godfrey NJ, Novick SG. Zinc for treating the common cold: review of all clinical trials since 1984. Altern Ther Health Med. 1996;2:63-72.
• Gómez-García A, Hernández Salazar E, Gonzáles Ortiz M Efecto de la administración oral de zinc sobre sensibilidad a la insulina y niveles séricos de leptina y andrógenos en hombres con obesidad.. Rev med Chile. Vol 134. N 3 Mar 2006
• Gruenwald J. PDR for Herbal Medicines. 3rd ed. Montvale, NJ: Thomson PDR; 2004.
• Gupta PC, Hebert JR, Bhonsle RB, et al. Influence of dietary factors on oral precancerous lesions in a population-basedcase-control study in Kerala, India. Cancer. 1999;85:1885-1893.
• Halyard MY, Jatoi A, Sloan JA, et al. Does zinc sulfate prevent therapy-induced taste alterations in head and neck cancer patients? Results of phase III double- blind, placebo-controlled trial from the North Central Cancer Treatment Group (N01C4). Int J Radiat Oncol Biol Phys. 2007;67:1318-1322.
• Lee DY, Prasad AS, Hydrick-Adair C, Brewer G, Johnson PE. Homeostasis of zinc in marginal human zinc deficiency: role of absorption and endogenous excretion of zinc. J Lab Clin Med 1993 Nov;122(5):549-56.
• Padrón Herrera M, Fernández Regalado R, de la Osa Fernández R, Bacallao Gallestey J, Reboso Pérez J y Martín González I. Estado de nutrición de oligoelementos durante el embarazo: efecto de la suplementación con hierro sobre el estado de nutrición de cinc. Revista Cubana Aliment Nutr 1995;9(1).
• Pierard GE and Pierard FC Effect of a topical erythromycin-zinc formulation on sebum delivery. Evaluation by combined photometric-multi-step samplings with Sebutape., Clinical and Experimental Dermatology, 18 (5): 410-13. 1993
• Prasad AS Zinc may regulate serum leptine concentrations in humans. Mantzoros CS,. J Am Coll Nutr 1998; 17: 270-5