LAS INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS

image

 

Algunos alimentos o nutrientes pueden provocar reacciones adversas, pudiendo manifestarse de forma rápida y aparatosa como en el caso de las alergias, o de forma lenta y retardada como en las intolerancias, lo que puede motivar que pasen desapercibidas durante mucho tiempo e ir generando problemas insidiosamente. Así, si bien en algunas intolerancias alimentarias interviene el sistema inmunológico, en otros muchos casos no lo hace, sino que pueden ser el estrés, la ansiedad, el comer deprisa, la falta de enzimas digestivas, la toma de fármacos, alteraciones de la acidez estomacal o de la flora intestinal, o la ingesta de alimentos inadecuados para la capacidad metabólica de la persona, los factores favorecedores de intolerancias alimentarias.
Las intolerancias alimentarias son cada vez más frecuentes. Por ello, es muy importante conocerlas y saber qué factores las están favoreciendo, con el fin de implementar unos hábitos alimenticios adecuados y equilibrados para prevenir enfermedades y asegurarse una mejor calidad de vida. Esto es válido para cualquier persona. En los niños puede resultar primordial para asegurar un desarrollo saludable y para ayudar a prevenir posibles trastornos metabólicos. En las personas mayores, para evitar o mejorar problemas de salud adquiridos en el transcurso de los años, adaptando sus hábitos alimentarios a sus capacidades y estado digestivo actual. Una alimentación inadecuada es el factor de mayor peso en la generación de las llamadas enfermedades del bienestar.
La restricción de los alimentos que, por una razón u otra, no son bien tolerados por el organismo de una persona, puede resultar muy útil para prevenir y/o mejorar algunos de los problemas que no responden a tratamientos habituales. Se han verificado mejoras especialmente en trastornos gastrointestinales (dolores abdominales, diarrea, hinchazón, síndrome de colon irritable, candidiasis, estreñimiento crónico), pero también de forma significativa en alteraciones dermatológicas (acné, eczema, psoriasis, urticaria), problemas respiratorios (asma, rinitis, dificultad respiratoria), problemas articulares (artritis, fibromialgia, fatiga), molestias neurológicas (dolor de cabeza, migraña, mareo, náuseas, vértigo), o en trastornos psicológicos (ansiedad, depresión, hiperactividad). Igualmente puede resultar útil en algunos casos de sobrepeso, retención de líquidos y obesidad, incluso en personas que no responden a las habituales dietas de adelgazamiento hipocalóricas o disociadas, ya que en esos casos el sistema inmunológico puede estar actuando formando inmunocomplejos con los restos alimenticios mal metabolizados y provocando situaciones de edema.

Jose Maria Guillen (Psiconaturopatia)

EL BIOMAGNETISMO TERAPÉUTICO

EL BIOMAGNETISMO TERAPÉUTICO

“La salud de los organismos superiores depende de su equilibrio interno”
Claude Bernard 1859

El Biomagnetismo terapéutico consiste en la utilización de imanes de neodimio, con unas potencias que oscilan entre 1.000 y 20.000 gauss, que se aplican sobre el cuerpo humano en puntos anatómicos específicos.

Una de las principales vías para contraer enfermedades la constituyen los patógenos (bacterias, virus, hongos) que se adquieren por contagio o se incrementa su presencia debido a un terreno orgánico excesivamente ácido o alcalino. El imán colocado sobre el cuerpo humano consigue cambiar el pH del punto donde colocamos el imán. El pH (potencial de Hidrógeno) marca la alcalinidad y acidez. El pH más idóneo para nuestro organismo es 7.3, es decir, ligeramente alcalino, pero cuando éste pH se encuentra por debajo, el cuerpo se acidifica y se vuelve un terreno apto para la proliferación de algunas bacterias y virus. En el momento que colocamos el imán sobre el punto anatómico del cuerpo empezamos a cambiar su pH, consiguiendo que recupere su punto de acidez-alcalinidad idóneo.

 

image

El descubridor de esta terapia, llamada también Par Biomagnético, es el médico y cirujano mexicano Dr. Isaac Goiz Durán. Comenzó sus investigaciones en este campo en la década de los 80 y, durante casi 20 años investigó en qué zonas del cuerpo los patógenos asociados a enfermedades son más vulnerables al campo magnético del imán.
La doble polaridad del Biomagnetismo es fundamental para conseguir efectos más eficaces. Al trabajar con dos polaridades, éstas se impactan entre sí y ejercen una fuerza de equilibrio entre los iones moleculares positivos y negativos del cuerpo.
Según afirma el Dr. Goiz en su libro “El Par Biomagnético” (México, 2008): “… el Par Biomagnético viene a proporcionar una nueva herramienta de trabajo que permite al médico detectar de inmediato la etiología de la enfermedad, llámese virus, bacteria, hongos, parásitos, funcionales, glandulares o reservónos de microorganismos patógenos, lo que ha permitido entender a las enfermedades complejas, crónico degenerativas, sindromáticas y tumorales en forma sencilla cuando eficaz por medio del concepto dual, digital o bipolar y estrictamente bioenergético que se genera antes de que aparezcan los síntomas clínicos en los pacientes y que al polarizarlos a su nivel crítico del pH 7 ó próximo a este valor, se recupera la entropía orgánica y se consigue la salud en forma expedita y contundente, siempre y cuando el órgano o el tejido no haya rebasado el límite del proceso degenerativo irreversible.”
En la práctica, los imanes están demostrando una gran utilidad en enfermedades comunes, enfermedades crónicas y de origen inflamatorio, lesiones articulares y musculares, y también en enfermedades psicosomáticas como pueden ser el nerviosismo, insomnio, algunos traumas, etc.,
Se han obtenido excelentes resultados en:

 Artritis
 Ciertos tipos de Diabetes
 Padecimientos gástricos
 Padecimientos respiratorios
 Procesos inflamatorios
 Asma y alergias
 Disfunciones glandulares
 Obesidad disfuncional
 Padecimientos renales
 Todas las hepatitis y demás padecimientos del hígado
 Todos los tipos de herpes

image

Pero también puede ser muy útil como prevención, ya que permite equilibrar y armonizar estados patológicos antes de que se manifiesten sintomáticamente. Según dice el Dr. Goiz en su libro: «Toda vez que al neutralizar las distorsiones bioenergéticas patógenas condicionan la curación y por los mismo la salud, el Biomagnetismo Médico también es un proceso de prevención de la enfermedad, cuando se corrige o se evita la distorsión del pH de los órganos o tejidos del cuerpo humano.
Al equilibrar las distorsiones biomagnéticas y del pH de los órganos o tejidos se normaliza el terreno orgánico, siendo éste más resistente a las alteraciones producidas por patógenos que, muchas veces, son muy difíciles de localizar e identificar, pues suelen acarrear una sintomatología amplia y difusa que dificulta su diagnóstico. El biomagnetismo terapéutico puede ser, por lo tanto, una importante vía de exploración alternativa en aquellos casos en que los resultados se resisten, y para complementar de forma holística, aquellas terapias que se estén utilizando.

Jose Maria Guillen  (Psiconaturopatia)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies